¿Por qué es Santa Marta la dominadora?

Cuando surgen interrogantes entorno a Santa Marta la pregunta asociada más relevante es por qué es Santa Marta la dominadora. Es oportuno comentar, que desde tiempos remotos, Santa Marta se le ha conocido por sus dotes de guerrera valiente y protectora.

Por eso, quienes han hecho réplicas de su imagen la presentan con una antorcha, biblia, agua bendita y una serpiente impresionante dominada por la santa.

Todos estos elementos, permiten inferir su capacidad de dominio sobre muchas áreas. Históricamente, a Santa Marta se le considera la única mujer que se ha enfrentado a una bestia. La ha podido dominar ante los ojos de ejércitos que no lograron hacerlo.

Es importante reconocer, que dadas muchas bases teóricas y teológicas es posible responder por qué es Santa Marta la dominadora. Donde han surgido vertientes en uno y otro planteamiento, acerca de la presencia de identidades separadas en esta Santa.

Versiones y dominio de Santa Marta

Con mucha fuerza, los sistemas religiosos y culturas caribeñas hablan de entidades separadas en los elementos caracterizadores de la vida y obra de Santa Marta.

Es así como la atribución de un calificativo con el que se le conoce en el mundo entero, empieza a ser motivo de diversas posiciones. Sin embargo, no caben dudas que sus manifestaciones espirituales hayan sido diferentes, en relación a las virtudes de la misma.

Los dones espirituales de Santa Marta la dominadora son irrefutables y pertenecen a un mismo ser que ha demostrado su lealtad a Jesús en toda la extensión de la palabra. Después de su crucifixión, Santa Marta se dedicó a predicar su palabra y a llevar su mensaje lleno de amor y de paz.

Santa Marta la dominadora, desde la simplicidad que la caracteriza hizo grandes cosas por los desvalidos. Hecho ocurrido durante los primeros encuentros con el hijo de Dios, hasta ver consumada la vida de este en la cruz.

Santa Marta la Dominadora

Aunque Santa Marta pueda, por intereses de corrientes espirituales, sigue siendo un cúmulo de virtudes espirituales que no falla. Sin importar que pueda adoptar maneras diferentes de tratarla. Bien sea, en sus oraciones y obras derivadas de la gracia por las que intercede para sus devotos.

Su trabajo de dominación solo lo lleva a cabo en el buen sentido de la palabra. Es decir, cuando fuerzas del mal quieren imponerse y doblegar al pobre, al necesitado y al menos agraciado de la fuerza.

Se hace esta salvedad, ya que metafóricamente ser dominadora puede prestarse para considerar a quien lleve este calificativo. En este sentido, no es capaz de embestir en contra de los inocentes y destruirlos.

Por consiguiente, Santa Marta la dominadora es a quien podemos recurrir, para que doblegue al mal que nos acecha. Ella atiende el llamado de todo aquel que pueda ser víctima de sus enemigos. Para brindarle la oportunidad de desprenderse del dolor que ocasiona el maltrato y el miedo infundido.

Testigos de los favores concedidos

Se conoce, que quienes acuden a ella para dominar, han dado testimonios de haber cambiado estas experiencias por otras llenas de felicidad.

Las intercepciones de Santa Marta la dominadora solo atienden intenciones buenas. Es decir, tranquilizar la bestia que todos llevamos dentro, sin necesidad de destruir al otro. La idea es llevarlo a un plano en el que comprenda que no somos sujetos de maldad sino de bien.

Por otra parte y dadas toda esta información se evidencia por qué a Santa Marta se le considera dominadora. Nos da la seguridad de la sencillez y simplicidad que representa acercarse a ella. Seguros de que con nuestros ruegos y oraciones intercederá ante Dios, para dominar cualquier situación que nos afecte.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario