Historia de Santa Marta

En la actualidad, pocos son los que conocen la verdadera historia de Santa Marta. Algo muy peculiar, dado que es conocida por la gran cantidad de milagros que se le atribuyen.

En esta oportunidad, queremos ofrecerles detalles de quién fue, de dónde vino o a quién sirvió. Así, conocer más a fondo lo más relevante sobre Santa Marta y su vida en tiempos de Jesús.

La historia de Santa Marta es por mucho muy fascínate, pues durante su vida tuvo la oportunidad de compartir muy de cerca con nuestro Señor Jesús. Al punto, de tener en su hogar una habitación especialmente preparada para él.

Santa Marta mujer servicial de carácter fuerte y sentimientos nobles. Así podemos describir a esta humilde Santa que no conoció esposo, pero se encargó por completo de sus dos hermanos.

Muchas de sus acciones la han hecho merecedora del título la patrona de los casos imposibles. Iniciemos esta travesía para conocer el porqué de tal distinción.

¿Quién fue Santa Marta?

Según la historia Santa Marta fue una mujer muy creyente, que se ocupaba de Jesús cuando este iba a su casa y era muy cercana él. Tanto, que posiblemente, en su crucifixión ella pudo haber estado en los pies de aquella cruz.

Nuestra Santa Marta es nativa del pueblo de Betania a las afueras de Jerusalén provincia de Judea. Hoy día ciudad de Israel o Cisjordania. Fue la primera de tres hermanos, cuyos padres se describen como nobles de la realeza.

Hermana de María de Betania y Lázaro de Betania. Además, fue testigo de las muchas obras y milagros de Jesús, incluyendo la resurrección de su hermano Lázaro. A quien el maestro devolvió la vida luego de los cuatro días de haber fallecido.

Marta fue una fiel devota de Jesús y nunca dudo de que él era el hijo de Dios enviado a los hombres para salvarnos del pecado. La historia de Santa Marte nos afirma que fue una mujer de gran bondad, fuerza y pureza de corazón.

La Leyenda Dorada

La Leyenda Dorada surgió en la época del siglo trece. En ella se expone cómo Santa Marta se encargó de atender a Jesús junto a su hermana. Siendo en este momento donde se origina su dignificación como la seguidora generosa del Salvador.

Por su parte, también se muestran datos de haber sido bautizada junto a sus hermanos por parte de San Marcos. Hecho ocurrido después de la ascensión de Jesucristo a los cielos. Después de haber recibido al Espíritu Santo, Santa Marta, Lázaro y María fueron puestos en un barco a su suerte.

Por la mano de Dios llegaron a Marsella y de allí se dirigieron a la región de Aquense o Aix llevando la palabra de Dios. Logró convertir a muchos a la fe cristiana. Todos estaban cautivados por las palabras de Santa Marta cuando se dirigía a ellos.

Santa Marta y la Leyenda de Tarascón

Otra de las leyendas que acompaña la historia de Santa Marta es la ocurrida cuando se dirigió a la ciudad de Tarascón en Francia. Donde habitaba una criatura a la que dieron por nombre el Tarasque.

Esta extraña criatura tenía cuerpo de dragón. De un extremo era un pez y del otro era una bestia, cuyo tamaño sobrepasaba a la de un buey. Su magnitud era superior a la un corcel, sus dientes eran grandes y afilados y su cabeza, era como la de un león con cuernos.

Además, portaba una espada y su larga cola asemejaba a la de una serpiente. Se escondía en una extraña clase de madera que estaba entre Arlés y Aviñón.

Para dominar a la temible criatura, Santa Marta tomo una cruz entre sus manos y esparció agua bendita sobre ella. Luego tomo su faja y la ató en el cuello del animal. Ya sumiso, lo llevó caminando junto a ella por las calles de la aldea.

Santa Marta y su vocación de servicio

Santa Marta es nombrada en las Sagradas Escrituras por los evangelistas San Lucas y San Juan, es la hermana de Lázaro de Betania, a quien Jesús resucitó, y también de María. Se visualiza como una mujer hogareña, muy afanada siempre con las tareas del hogar y como una persona muy atenta y servicial. Fue una de las más destacadas siervas de Cristo, tuvo la dicha de hospedar a nuestro Señor Jesucristo en su Casa y es uno de los pocos personajes bíblicos que al igual que Pedro le expresa claramente su fe cuando le dice: “yo creo que tú eres el mesías, el hijo de Dios”.

Tiempo después, cuando Jesús estaba lejos, Lázaro su hermano se enferma gravemente, entonces Marta y María, le envían un mensaje a Jesucristo con uno de los trabajadores: “Señor, aquel que tú amas está enfermo”, Jesús no fue en ese momento, y Lázaro muere.

Jesús regresa a Betania cuando Lázaro tenía cuatro días de haber muerto. Marta al verlo llegar salió a encontrarlo y le dijo: Señor, si hubieras estado aquí, no habría fallecido mi hermano, más confió en que lo que le pidas a Dios él te lo concederá y entonces ocurrió el extraordinario milagro: Lo resucitó, gracias a la intercesión y a la fe de Santa Marta la cual es ampliamente venerada en el mundo, por ser interventora y caritativa y es la Santa patrona de los imposibles, patrona de las amas de casa, de los cocineros, de los empleado(as) doméstico(as), de los hoteleros, se le representa vestida de azul o verde, lleva un delantal y unas llaves en la cintura, en señal de servicio a los huéspedes, y a sus pies un dragón, siendo el día de su festividad el 29 de Julio.

Posteriormente Marta y su hermana se fueron de Betania para Francia, estableciéndose en Tarascón a evangelizar, allí Marta se convirtió en Leyenda pues se cuenta que ella sola venció a la Tarasca, un dragón que se azotaba aquel pueblo y había cobrado varías víctimas.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?

Deja un comentario