ORACIÓN A SANTA MARTA DOMINADORA

 

Santa Virgen Bendita, que con coraje y gallardía

te enfrentaste a la serpiente de Tarascón,

que tenía azotado aquel pueblo.

Poderosa, santa que tuviste absoluto dominio sobre ella,

Liberando al pueblo de tan infernal bestia,

Protegiste a un niño y lo libraste de una muerte inminente,

por eso te llaman la dominadora.

Vengo a ti para implorarte, Que escuches mis peticiones,

y que por tu caridad y por el dragón que dominas a tus pies,

me ayudes a enfrentar y subyugar

a todos los que me adversan y buscan mi derrota,

que con tu poderosa intercesión pueda yo vencer el mal

así como tú a la serpiente con aspecto de dragón.

Por eso te ruego que no tengan tranquilidad

y vengan mansos y humillados a mis pies,

pues mucha es la soberbia de ellos(as)

mucha es la maldad, por lo que abunda la perversidad en su corazón,

grande su altanería,

contra los más inofensivos que cual niños sufren de abusos.

Poderosa Santa Marta, tengo mucha fe en ti

Pues eres la patrona de lo imposible,

Sé que atenderás mi justo clamor y me darás la oportunidad

de reprimirlos y vencerlos cada vez,

sin que titubee, sin que mis piernas flaqueen,

Auxíliame y concédeme la victoria y la libertad

Como al pueblo de Tarascón.

Amén.

Santa Marta, amorosa, servicial y dominadora

Se tienen referencias de Santa Marta en el Nuevo Testamento, a través de los evangelistas San Lucas y San Juan, la misma era oriunda de Betania, un pueblo cercano a Jerusalén, era hermana de María y Lázaro, a quien Jesús resucitó dos días después de su muerte. Es venerada por la iglesia católica y ortodoxa, y es vista como la Santa Patrona de las Cocineras, amas de casa, servidumbre, así como también de la hostelería, hermanas de la caridad pues siempre se nos muestra a Santa Marta como una mujer muy atenta y caritativa.

En las imágenes que se tienen de Santa Marta, se presenta vestida de azul o verde, lleva un delantal y unas llaves, portando además una cruz con una antorcha y a sus pies una serpiente en forma de dragón.

Santa Marta y la serpiente de Tarasca

Cuando indagamos y profundizamos más sobre lo que fue la Vida y obra de Santa Marta, nos encontramos dos facetas de éste mismo personaje, una mujer hogareña, afectuosa y muy servicial y por otra parte una mujer fuerte, aguerrida que es capaz de enfrentarse a una bestia (serpiente en forma de dragón) que tenía atemorizado a todo un pueblo en Tarascón, pues según la Leyenda, ésta solía devorar a los niños y ella sólo logró salvar a este pueblo de este monstruo que los acechaba.

Al respecto, hay quienes afirman que es posible que la tarasca, serpiente en forma de dragón, provenía de algún cocodrilo por aguas venido de la ciudad de Egipto y que formó allí una cueva o madriguera y en consecuencia convirtió la zona en un río brutal, por cuanto ya había devorado a varias de sus víctimas, por lo que era muy temido por los habitantes de sus adyacencias, no obstante, esta heroica mujer sabía cómo lidiar y acabar con este animal pués había aprendido a atacarlos hasta destruirlos pues habitó en las cercanías del río Nilo.

Ya la gente del pueblo había perdido sus esperanzas pues dudaban que ella sola y sin ningún tipo de armamento, lograra terminar con esa pesadilla, no obstante; luego de enfrentar a tan temible bestia aparece Marta trayendo a la serpiente con una mano y con la otra, una cruz de madera. A partir de ese momento, nace la leyenda de Tarascón y Santa Marta es venerada como la Santa dominadora, patrona de lo imposible.