ORACIÓN A SANTA MARTA

¡Oh sublime Santa Marta!

con mucha humildad vengo a tu divina presencia,

para suplicarte que nos ayudes y nos resguardes de todo mal,

os pido que te dignes de atender mi plegaria y me favorezcas,

en estos momentos de tanta angustia

en los que me urge tu amparo y consuelo.

Virgen piadosa, mírame con compasión y cúbreme con tu manto sagrado,

en tu regazo estaré confiado

por la tranquilidad y serenidad que a mi espíritu proporcionas

Dame la entereza para que pueda encarar mis problemas,

dame la luz necesaria para tomar decisiones acertadas

Dame la fuerza para superar mis flaquezas

Estoy consciente de mis errores

y estoy dispuesto(a) a no incursionar en ellos nuevamente

 Santa Marta, reconozco que no soy merecedor(a) de tu gracia,

Pero os ruego escuches mi petición e intercedas por mi y por mi familia,

ante nuestro Dios omnipotente

(Realizar petición)

Te suplico que por tu inconmensurable amor y tu infinita misericordia,

 contemples mi suplica y le des favorable despacho

para que pueda solventar la difícil situación que me sucumbe en un mar de tristeza.

Santa Marta bienaventurada,

que tuviste la fortuna de hospedar en tu casa,

brindar tus atenciones a Jesucristo nuestro salvador

y que muy de cerca, disfrutaste de su doctrina evangelizadora

que ahora y siempre gozas del beneplácito de Dios, nuestro Rey de Reyes;

intercede por mí y por mis seres queridos

 a fin que podamos vivir una vida sosegada.

Santa mía, en voz confío y os prometo profesar mi fe

porque en ti tengo la esperanza y la seguridad de tu amparo,

pues nos librarás de cualquier amenaza o peligro latente.

Ruega por mí y por mi familia, para que en nuestro seno familiar

vuelva la bonanza y se respire aire paz.

Ayúdanos para que todos perseveremos en la doctrina de Cristo,

para que Dios bendiga nuestro hogar y habite entre nosotros.

Santa Marta, protectora de penurias y miserias, líbranos,

protege a mis hijos en todo momento

e ilumíname para orientarlos por el buen camino.

Amén.

Biografía de Santa Marta

 

Santa Marta era nativa de Betania, un poblado muy pequeño situado en las cercanías de Jerusalén, allí pasó gran parte de su vida, entre sus hermanos figuran Lázaro y María de Betania, de ella encontramos algunos pasajes bíblicos, específicamente en el Nuevo Testamento. Uno de estos relatos nos narra que Marta hospedó en su casa a Jesús de Nazaret, al menos unas tres veces por cuanto Jesús pernotaba en su hogar cuando venía de visita a este pueblo, dado que él vivía en Galilea.

Marta siempre fue una mujer muy hogareña, atenta y servicial, a Jesucristo le brindó con mucho esmero sus atenciones. Tiempo después, en una de las visitas que Jesús solía hacer en Betania, Marta con sus oraciones a Dios rogó fervientemente para que resucitara su hermano Lázaro. En la Biblia, muestra en el evangelio de San Juan en el capítulo 11, versículo 5, nos relata que Jesús amaba a Marta, a Lázaro y a su hermana María. Es por eso que se dice que Dios siempre está atento a sus suplicas por el prójimo, se le conoce además por su actitud filantrópica, dado que siempre coloco al prójimo en primer lugar.

En el evangelio de San Lucas en el capítulo 10, versículos del 38 al 42, relata que Jesús y sus acompañantes son recibidos en casa de los tres hermanos. Marta, diligente, se esmera en atender a sus huéspedes, mientras María sentada a los pies de Jesús lo escuchaba embelesada. La hospitalidad era una costumbre muy estimada en Medio Oriente, pues formaba parte de los valores humanos que tenían, es por ello que Marta se mostró molesta ante el comportamiento de su hermana María, al efecto, le manifiesta a Jesús la causa de su molestia y le dice que intervenga para ver si ella se digna en cooperar con las tareas de la casa, Jesucristo le contestó a Marta que ella se afanaba demasiado con las tareas domésticas, lo cual es secundario, solamente una es realmente imprescindible, observa que María ha escogido atender la mejor parte, la cual nadie le puede quitar. Luego, Jesús con su voz suave y cariñosa, aconseja a Marta que no debe dejarse absorber por los trabajos de la casa, como a veces suele pasar. Este episodio será la base que marcará la dicotomía que se establecerá entre ambas hermanas, en este caso, Marta nos representa los afanes la vida cotidiana y María nos representa la vida contemplativa.

Santa Marta en la fe cristiana

Es ampliamente conocida en el mundo entero como la Santa Patrona de: Amas de casa, casas de hospedaje, cocineras, hoteleros, trabajadoras domésticas, lavanderas, de las monjas del convento. Estos patronazgos están relacionados con el rol que ella desempeñó según las Sagradas escrituras. En ella se muestra a Santa Marta como una mujer acogedora, afectuosa y al servicio de los demás, llamó siempre la atención por profesar su fe con plena convicción al reconocer a Jesús como el único y verdadero Mesías, sin que esto le representara algún tipo de temor o reserva y abrazó su doctrina. Apenas le oyó cuando hizo una promesa, la cual era ser una de sus más fieles seguidoras. Si buscas la ayuda de Dios, una oración a Santa Marta te ayudará a que interceda por ti.

Era considerada por todos una doncella de gran mérito y así en Jerusalén, como en Betania, se tenía una gran veneración a su virtud. Estando su alma tan bien dispuesta.

Así pues, mientras estuvo en vida, esta santa vivió todos y cada uno de los mandatos señalados en el evangelio, por lo tanto se aseguró de renunciar a las distintas vanidades del mundo y de conservar su virginidad intacta. Considerando que tanto su hermano Lázaro como su hermana María Magdalena ya eran fieles seguidores de la iglesia. Marta jamás descuido su espiritualidad e incluso fue un poco más allá poniendo en práctica constantemente obras de caridad; se le recuerda por haber acogido el Hijo de Dios en su casa de Betania aprovechando para cocinarle y atenderlo con todo el fervor que le fue posible.

Según el evangelio de San Juan, los hermanos Marta, María y Lázaro vivían en la aldea de Betania, cerca de Jerusalén. En el Evangelio de San Lucas, parece indicarse que hubieran vivido, por lo menos un tiempo, en Galilea.

Imagen de Santa Marta.

Hay muchas semejanzas entre la imagen de Marta en uno y otro evangelio. La familiaridad de las conversaciones entre Jesús y la humilde familia que describe el Evangelio de San Lucas, es la misma que la del evangelio según San Juan. Marta sirve con frecuencia a Jesús. En el evangelio de San Juan capítulo 11 versículo 27, aparece como verdadera discípula cuando afirma que Jesús es el Cristo y el Hijo de Dios: “Ella contestó: Si Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo. En este Evangelio de San Juan capítulo 11 versículos desde 1 al 53 narra que Lázaro enferma en Betania y sus hermanas envían un mensaje a Jesús diciendo: “El que amas está enfermo”. Jesús contesta: “Esta enfermedad no es de muerte, sino para gloria de Dios, a fin de que por ella sea glorificado el Hijo de Dios”.

Tras demorarse dos días, anuncia a sus discípulos que regresará a Judea pues “Lázaro, nuestro amigo, duerme, pero voy a despertarlo”, refiriéndose no al sueño, sino a la muerte de Lázaro. Este ya llevaba cuatro días muerto y la casa se encontraba llena de gente que había ido a consolar a las hermanas. Al enterarse de que Jesús estaba llegando, Marta abandonó a sus huéspedes —como si ya hubiera aprendido su lección— y va a su encuentro, mientras María queda en el interior de la casa, llorando. Dice Marta: “Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Pero ya sé que Dios te concederá lo que le pidas.” Jesús le dijo: “Tu hermano resucitará”. Marta le respondió: “Sé que resucitará el día de la resurrección, el último día”. Jesús le dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. Y todo el que vive y cree en mí no morirá para siempre. ¿Crees esto?” Dice: “Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que ha venido al mundo”. Marta pide humildemente a Jesús el milagro de una resucitación y declara con sencillez que cree que Jesús es efectivamente el Cristo, el Mesías esperado, el Hijo de Dios.

Ante la tumba de Lázaro, Jesús no puede evitar derramar una lágrima. Jesús regresa a la casa de los hermanos en Betania según el evangelio de San Juan Capitulo 12 versículo 1 al 9, y mientras María unge sus pies con un costoso óleo y los seca con sus cabellos, “Marta servía”, dice escuetamente el evangelio sobre esta silenciosa y sacrificada mujer. Lázaro había causado un revuelo con su regreso del mundo de los muertos, María produce un escándalo al derrochar la oleosa fragancia. Pero la discreta Marta no está en el centro de atención. Ella simplemente sirve a Jesús.En una ocasión Jesús se encontraba rodeado por una multitud y una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años tocó la orla de su manto, e instantáneamente se sintió curada.

El día de Santa Marta se celebra el 29 de julio. Sus atributos más comunes son el acetre e hisopo de agua bendita, el dragón en Filipinas es un cocodrilo, por un milagro local, también posee una lanza que termina en cruz, la antorcha como la luz de la fe, el libro de los evangelios, y en ocasiones un cesto o bandeja con frutos, en recuerdo de su hospitalidad. La patrona de las amas de casa, la hostelería, contra los maridos infieles y difíciles.

Además de la oración a Santa Marta, quizá te interese:

Cuidar nuestro espíritu

Es importante que cuidemos no solo nuestro entorno, nuestro hogar al hacer peticiones a Santa Marta, sino que además cuidemos nuestro espíritu, nuestro interior y tranquilidad. Podemos hacer la oración para sanar, la que nos sirve tanto para sanar enfermedades físicas, como las que nos debilitan el alma, aquellas que nos pueden llevar a la depresión. Debemos estar conscientes de que esta es una condición que muchos no le dan importancia, pero de la que desprenden muchos otros problemas.

Debemos hacer cada que podamos, una oración a San Benito para la salud tanto física como mental. Sentirnos en paz interna, conocernos más a fondo y tener el espíritu liberado de malos pensamiento nos dará la sanidad que necesitamos. Si ya estamos en un punto elevado de este problema de angustia, y necesitamos sentir la sanación y la paz que sólo Dios nos puede dar, podemos hacer la oración para la serenidad. En esta plegaria debemos ser conscientes de qué le estamos pidiendo a Dios, pues es algo más espiritual que físico y nosotros debemos ser partícipes de ese cambio, porque Dios ayuda al hijo que aporta, al que no se queda de brazos cruzados.

Para aumentar la comunicación con Dios puedes hacer cada semana el credo, es una forma de recordarte a ti mismo por qué eres un hijo de Dios, por qué es él quien guía tus pasos e ilumina tu andar. Es una forma de cuidar tu alma y de sentirte en paz cada día.

Plegarias específicas

Cuando necesitamos un milagro específico es importante hacer la oración correcta, cuando se trata de solucionar los problemas en el hogar podemos recurrir a Santa Marta, si los problemas son la falta de empleo, debemos hacer la oración para conseguir trabajo, esta se debe hacer a diario y con la fe puesta de que Dios se encargará de conseguirnos el mejor trabajo, el que hemos soñado, porque así será si confiamos en su palabra y en su tiempo.

La madre que ayuda a los afligidos y desesperados es la virgen, la que intercede por cada una de nuestras peticiones, pide con fervor y fe, y ella ayudará a que se concedan los deseos de tu corazón, sigue la oración en: lamagnifica.info.

Si nuestra petición es específica para sanar a alguien enfermo, o para la salud nuestra, debemos con mucha fe y esperanza, orar para la sanación de los enfermos. Mientras más veces hagamos esta oración, sentiremos más paz y dejaremos esa carga en manos de Dios para sentir alivio pronto.

Quizá te interese:

  • Algunas veces nos vemos en la desesperación de pedirle favores a la santa muerte blanca, es importante recordar que sea blanca y no la oscura, la que no está en el entorno de Dios.
  • Debemos siempre orar en la noche, para darle gracias a Dios por un día que nos regaló y para pedir que nuestra vida mejore cada día, él nos escucha a todas horas.
  • Para tener a nuestro lado al ser amado podemos hacer hechizos de amor, pero solo aquellos que no lastimen a terceras personas y sean peticiones en oración.
  • Siempre pidamos por nuestros seres queridos, podemos hacerlo a través de la oración de protección a la familia, y ellos caminarán guiados por la luz de nuestro señor.

Imágenes de oración a Santa Marta

oracion-a-santa-marta

oracion-para-santa-marta santa-muerte-proteccion santa-marta-oracion